Aspectos esenciales del debate actual en educación


El pasado 16/05/2008 se dio inicio el seminario “Sociopolitica y Educación”, la cual es administrada por el Dr. Salvador Camacho. En el marco de este Seminario se realizaron varias entrevistas a Docentes investigadores para conocer “Cuáles son los aspectos esenciales del debate actual en educación”. En esta ocación se coloca la entrevista del Dr. Nereo Mendoza.

Doctor: Nereo Mendoza

Estimado Profesor, el Programa de Postgrado Interistitucional Doctorado en Educación (PIDE) tiene dentro de sus seminarios “Sociopolítica y Educación”.Este seminario indaga y analiza la relación necesaria que debe existir entre el sistema educativo, el sistema social y el sistema político en el contexto nacional e internacional, desde las perspectivas de las teorías sociopolíticas. En este sentido, acudimos a usted como experto en el área para solicitar su opinión en relación con: ¿Cuáles considera que son los aspectos esenciales del debate actual en educación?.

El contexto sociopolítico y económico nacional luce ciertas particularidades que, desde mi punto de vista, ameritan consideraciones particulares. Sin embargo, el cuadro científico-tecnológico que afecta al mundo entero incide de manera significativa en la realidad del sistema educativo  nacional. Por ello, creo conveniente estratificar mis consideraciones en tres niveles: la situación venezolana, la situación mundial y las transacciones entre la situación venezolana y la mundial.

  1. La situación venezolana asiste a un proceso constitucional de cambio estructural de la organización social y por ende de su aparato educativo. Por tanto, existe una marcada tendencia a la generación de políticas educativas orientadas al desmontaje del modelo estructural-funcionalista imperante en occidente a partir del final de la segunda guerra mundial.
  2. El referido modelo estructural-funcionalista está dirigido a la formación de ciudadanos aptos para incorporarse al sistema productivo capitalista, tanto de carácter salvaje como con contenido social.

    La propuesta de la revolución bolivariana implica el desmontaje del modo de producción capitalista, tendente a la plusvalía y cimentado sobre el concepto de propiedad privada, por un modelo colectivista que aún no es explicado exhaustivamente. Sin embargo, queda claro que la educación correspondiente a la propuesta de revolución propende al aprendizaje en colectivo, mediante el desarrollo de proyectos educativos en la escuela y en la comunidad.
    En el escenario descrito, se discute acerca del nuevo diseño curricular bolivariano, pero sólo en términos operativos de sus mecanismos de implantación y no de sus fundamentos mismos, dado que los propulsores lucen desinformados e incongruentes en la sustentación onto-epistemológica y metodológica de los cambios que tratan de adelantar.
    Así, los referidos funcionarios plantean un aprendizaje esencialmente centrado en la ejecución de proyectos, pero lo fundamentan en teorías psicologistas del aprendizaje, adecuadas al tradicional discurso que tratan de desmontar. Ellos, deberían apoyarse en abordajes psicosociológicos congruentes con el aprendizaje en colectivo que subyace en el planteamiento constitucional de democracia participativa y protagónica. El fenómeno de aprendizaje no ocurre en el individuo, sino en la transacción intersubjetiva, como acto colectivo.
    Los opositores, igualmente desinformados, protestan por la manera arbitraria según la cual los entes gubernamentales tratan de entrenarlos en el nuevo diseño, a través de facilitadores que frecuentemente demuestran una limitada formación teórica que pudiera generar debates fecundos. Por ello, las discusiones degeneran en intercambio de consignas, lugares comunes, frases hechas o agresiones verbales.
    El debate nacional debería derivar hacia la Teoría del Consenso como sustentadora de la escuela estructural-funcionalista, en oposición a la Teoría del Conflicto como soporte de la escuela socialista. De no ser así, el bajo nivel del debate sólo conducirá a la conclusión de naderías.
    Entre tanto, el deterioro de la calidad de los aprendizajes seguirá profundizándose, a la par que el cambio educativo propiciado por el oficialismo seguirá estancado en un círculo vicioso de marchas y contramarchas.

    El doctorado podría ser un espacio privilegiado para la puesta en debate de ideas poderosas, capaces de dinamizar los cambios deseables y posibles. Al particularizar, emergerían nudos críticos tales como la naturaleza del diseño curricular, los planes de estudio, la dotación de los nuevos espacios educativos, la supervisión escolar cooperativa y no punitiva, la participación de la comunidad, la formación permanente del docente, la remuneración digna, la generación del modelo venezolano para la educación necesaria.

  3. La situación mundial se caracteriza por una profunda revolución científico-tecnológica que ha trastocado los cimientos mismos del modelo civilizatorio imperante. Por ello, Rigoberto Lanz habla de un gran cambio epocal.
  4. Hoy, en oposición a lo tradicional,  los seres humanos vivimos más que las ideas, dada la rápida obsolescencia del conocimiento. Las concepciones de espacio y tiempo cambiaron radicalmente, por lo cual diferenciamos entre lo real y lo virtual. Las transacciones bancarias implican traslados sin movimiento físico. Las videoconferencias, el Chat y la mensajería de texto nos hacen casi poseedores del don de la ubicuidad.
    Por ello, la educación se está transformando ante nuestros ojos a una velocidad de vértigo. La educación en general, la producción, la gestión y la recuperación del conocimiento pasan cada vez más lejos de la escuela, entendida desde la educación inicial hasta la universidad.
    El fenómeno comunicacional asociado a los desarrollos de la electrónica, la computación, la robótica y las grandes empresas massmediáticas, interesa a la esencia misma del ser humano en sus dimensiones éticas, estéticas, cognoscitivas, afectivas y relacionales. El poder conocernos tan cybercercanamente nos impulsa a parecernos, a uniformarnos, a mediocrizarnos en el sentido planteado por José Ingenieros, a la par que –de manera jánica- reaccionamos con el rescate de las raíces regionales.
    Estos cambios han creado un fenómeno complejo que podríamos denominar mundialización, cuya expresión económica pudiera ser la globalización. Ambos constructos ameritan ser estudiados en las aulas doctorales, dada su relación con otro fenómeno de primordial importancia asociado a la toma de conciencia por los ciudadanos de la Tierra, acerca de los desequilibrios ecológicos derivados del uso y abuso ecodepredador de los recursos naturales.
    La responsabilidad de los adultos de hoy implica el compromiso intergeneracional de administrar el planeta como la propiedad de nuestros hijos que nos ha sido cedida en calidad de préstamo. Es el compromiso que Edgar Morin cobija bajo la frase feliz de la Tierra-Patria.
    La problemática planteada demanda que la universidad se reinvente, una vez más, a sí misma. El doctorado no puede hacerse el distraído, a menos que quiera caer en el dictamen paulista de que a quien sabe hacer el bien y no lo practica, se le imputa pecado. Por ello, este debate tiene sentido y promete ser de largo aliento.

  5. Las transacciones entre la situación venezolana y la mundial implican la consideración del desarrollo endógeno con criterio holístico y no con la concepción aldeana de la producción para la estricta subsistencia y el trueque primitivo. El reto pasa por el desarrollo local contextualizado en el desarrollo planetario. Es como manejar en una noche oscura, con un uso equilibrado de las luces altas y las luces bajas del automóvil.
    El asunto es encontrar el justo término medio del desarrollo sustentable que proteja y conserve nuestra Tierra-Patria, a la vez que nos proporcione suficiente bienestar y felicidad, sin caer en las groseras posiciones del capitalismo salvaje ecodepredador, ni en las patéticas proclamas del regreso a la aldea primitiva de hermosos taparrabos.

    Tal vez, sea necesario reeditar el planteamiento de Bertrand Russell acerca de la dicotomía de El Impulso Poder y El Impulso Amor en la búsqueda del conocimiento. Ello significa un reto a la responsabilidad social de los universitarios como líderes de su comunidad local, nacional y mundial.
    La revolución venezolana –o de cualquier otro país- mantendrá sus características propias, sin soslayar el contexto planetario y sin olvidar que las realidades del siglo XXI son sensiblemente distintas a las del Siglo XIX.
    Además, las teorías y las cosmovisiones que preceden y presiden las acciones de los seres humanos, deben ser explicitadas con honestidad intelectual y con responsabilidad social. Ello representa un reto esencial para el debate doctoral.

Acerca de mmujica

Investigación, Educación, Redes, Seguridad, Software Libre...
Esta entrada fue publicada en Sociopolitica y Educación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Aspectos esenciales del debate actual en educación

  1. victorsito dijo:

    k cagada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s